3.200 m2 de cubiertas rehabilitadas con el Sistema Ligero de Rehabilitación Onduline en Casalarreina

El Sistema Ligero de Rehabilitación Onduline es una solución económica ideal para la rehabilitación e impermeabilización de tejados


La empresa multinacional Onduline®, líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada, ha participado en la rehabilitación de 3.200 m2 de cubiertas con su solución más ligera y económica para la impermeabilización de tejados: los Sistemas Ligeros de Rehabilitación Onduline®.

 

Este proyecto de rehabilitación de cubierta ha afectado a una superficie total de unos 3.200 m2, repartidos en un complejo residencial ubicado en la conocida localidad riojana de Casalarreina, compuesto por diferentes bloques de viviendas.Debido a las importantes patologías existentes en cubierta, se hacía preciso una actuación integral y directa para solucionar definitivamente lo que las habituales reparaciones puntuales no terminaban de solventar. 

 

Las cubiertas estaban ejecutadas con el sistema tradicional de teja cerámica curva recibida con mortero de cemento. Este tipo de ejecución no permite la ventilación entre las tejas, por lo que es habitual que se produzcan roturas, o el despegado y movimiento de estas, al no permitir los movimientos de contracción y dilatación producidos por los cambios de temperatura habituales en cubierta.

Por otro lado, la falta de ventilación también favorece la aparición de humedades por condensación, lo cual sumado a la inexistencia de impermeabilización en el tejado se traduce en más posibilidades de filtraciones y goteras.

 

El Sistema ligero de rehabilitación Onduline® es una alternativa económica y muy duradera frente a los sistemas tradicionales de cubierta. Por ello, se ha optado por esta solución definitiva de cubierta para la reparación del tejado.

 

Las principales ventajas que aporta el Sistema ligero de rehabilitación Onduline® son:

 

  • Alta ligereza, instalándose directamente sobre la estructura o soporte continuo original evitando sobrecargas.

 

  • Buena resistencia a tracción, gracias al soporte formado por el tablero OSB que cuenta con unas características técnicas mejores que los tableros tradicionales aglomerados.

 

 

  • La total garantía de impermeabilización por 30 años que otorga Onduline® Bajo Teja DRS al sistema.

 

 

Las tareas de rehabilitación de cubierta se han desarrollado por fases:

 

En primer lugar, se ha retirado toda la teja cerámica curva original. Debido a su mal estado de conservación se ha descartado su recuperación, optándose por un sistema constructivo de cubierta con teja cerámica mixta. Una vez retirada la teja, ha sido necesario realizar una limpieza de los forjados dada la cantidad de escombro producido.

 

Posteriormente, se procede a la instalación de los tableros OSB de cubierta. Su colocación se realiza directamente sobre el forjado, fijándose de forma mecánica atravesando la capa inicial de compresión y llegando hasta el rasillón cerámico existente debajo.

 

Con los tableros OSB instalados sobre la cubierta, se consigue ayudar a la regularización de los forjados inclinados y dotar de un elemento de soporte resistente a la humedad que facilite la instalación de la impermeabilización bajo teja. El elemento de impermeabilización de tejado que garantiza la total estanqueidad del Sistema es Onduline® Bajo Teja DRS.

 

 

La colocación de las placas Onduline® Bajo Teja es muy rápida y sencilla. En este caso, está facilitada en gran medida por el soporte continuo de madera que aportan los tableros OSB previamente instalados. Además, gracias a la gran ligereza de las placas Onduline® Bajo Teja, que pesan 3 Kg/m2, a sus dimensiones y alta flexibilidad, se traduce en una manipulación en cubierta e instalación muy segura, un factor importante a tener en cuenta cuando se trabaja en cubiertas inclinadas.

 

La fijación de las placas Onduline® Bajo Teja DRS se realiza siempre de forma mecánica, con la tornillería adecuada en función del tipo de soporte de cubierta. En este caso, dado que el Sistema Ligero de Rehabilitación Onduline® está formado por tableros OSB, se han utilizado tirafondos para madera.

 

Al instalarse una teja cerámica mixta, las placas Onduline® Bajo Teja DRS se fijan previamente al soporte, sin rastreles. Con ello, se consigue una doble función: por un lado, la cubierta queda totalmente impermeabilizada y protegida frente al exterior y, por otro lado, se asegura la sujeción de las placas bajo teja para poder transitar por el tejado con seguridad durante el replanteo de listones y la ejecución de algunos remates.  

 

 

Con la instalación del Sistema Onduline® Bajo Teja DRS se asegura la total impermeabilización del tejado, garantizada por 30 años, así como la ventilación, factor fundamental para un buen mantenimiento y comportamiento de la cubierta durante muchos años.

 

Una vez se han fijado las placas Onduline® Bajo Teja DRS al tablero OSB, se procede a replantear los listones de PVC o rastreles de madera para el apoyo de las tejas, directamente sobre las palcas Onduline® Bajo Teja DRS. Los listones o rastreles se fijan de forma mecánica atravesando a las placas Onduline Bajo Teja DRS por la parte alta de las ondas. La correcta fijación de los listones o rastreles es muy importante ya que estos serán los encargados de soportar y distribuir uniformemente el peso de las tejas en el tejado.

 

Por último, con los rastreles instalados sobre las placas Onduline® Bajo Teja DRS, se procede a colocar la teja cerámica mixta y a la resolución de remates de alero, chimeneas, limas, etc. Las tejas se pueden fijar mecánicamente a los rastreles de madera o pegar con masilla de poliuretano a los listones de PVC Onduline.

 

Este último se trata de un pegado elástico que permite absorber el movimiento de las tejas sin fisurarse, cuestión fundamental en cubierta. Ambas soluciones son eficientes para asegurar la sujeción de las tejas durante mucho tiempo.