Aislamiento vs Impermeabilizacion

¿En qué se diferencia el Aislamiento de la Impermeabilización?

Aunque parezca sorprendente, a menudo se confunden los términos aislamiento e impermeabilización, a pesar de ser cuestiones diferentes.

Aislamiento Térmico: En este caso, hablaremos del aislamiento térmico para cubiertas y tejados, aunque existen otro tipos, tales como acústico o eléctrico. El aislamiento térmico es el conjunto de productos y técnicas de instalación que reducen la pérdida de calor en un edificio. Para conseguir una vivienda energéticamente eficiente es necesario instalar un buen aislamiento térmico, especialmente en los elementos en contacto con el exterior: el tejado, la cubierta y las fachadas. Por ello, en Onduline fabricamos soluciones ligeras y sostenibles, ideales para mejorar la eficiencia energética de la cubierta sin sobrecargarla.

El SATE de Cubierta Onduline es una solución completa que cuenta con un panel aislante que aisla la cubierta por el exterior. El Panel sandwich ONDUTHERM aporta aislamiento térmico y acústico al tejado, a la vez que consigue un acabado estético interior. Ambos productos garantizan la rotura de puentes térmicos y permiten rehabilitar o construir cubiertas de manera ligera.

Impermeabilización: Es el resultado de instalar materiales impermeables, de manera adecuada, para proteger la cubierta frente a goteras y filtraciones. La impermeabilización de los elementos exteriores del edificio es un aspecto indispensable en la construcción o rehabilitación de un edificio, ya que la falta de esa protección puede derivar el problemas importantes. El tejado es el elemento más expuesto a factores externos, por lo que es especialmente necesario tenerlo bien impermeabilizado y ventilado. En Onduline, somos líderes en soluciones ligeras de impermeabilización de cubiertas inclinadas, ideales para rehabilitar o construir tejados sin sobrecargar la estructura.

Las placas asfálticas impermeables Onduline Bajo Teja garantizan la protección del tejado frente a goteras y filtraciones durante 30 años, además de aportar ventilación que evita la creación de condensaciones.

En conclusión, aislamiento e impermeabilziación son conceptos totalmente diferentes, pero a su vez, complementarios para lograr un tejado, cubierta o fachada energéticamente eficiente, protegida frente a filtraciones y resistente por muchos años.