El Sistema Onduline Bajo Teja DRS protege el Monasterio de Santa Cristina en Ribas de Sil, Ourense

El monumento, que había sido recuperado de su estado ruinoso hace 30 años, ha precisado de una rehabilitación integral en cubierta, así como actuaciones en otros elementos del edificio.

 


La empresa multinacional Onduline, líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada ha colaborado en la rehabilitación del tejado del Monasterio de Santa Cristina en Parada de Sil, con su sistema de impermeabilización de tejados Onduline Bajo Teja DRS.

 

 

Las primeras referencias históricas del Monasterio benedictino de Santa Cristina datan del siglo IX, periodo en que el monasterio pertenecía a la regla de San Fructuoso. Fue uno de los templos más relevantes de la Ribera Sacra durante la Edad Media, como indican los restos de las vías de acceso que aún se conservan.

 

El templo adoptó la regla de San Benito desde el siglo X y gozó de gran esplendor hasta el siglo XIV, momento a partir del cual, como consecuencia de la centralización monástica llevada a cabo por los Reyes Católicos, cayó en manos del priorato dependiente del monasterio de San Esteban de Ribas de Sil.

 

Cabe destacar que actualmente se conservan su iglesia románica, en planta de cruz latina, que data de entre finales del siglo XII y primeros del XIII. Del interior, también se mantiene parte del claustro original, reformado en el siglo XVI, así como algunas pinturas murales renacentistas y un altar románico.

 

El proyecto de rehabilitación del tejado del Monasterio, asi como del propio edificio y su entorno, ha sido redactado y dirigido por los arquitectos Alfredo Freixedo y Pedro Diéguez del estudio de arquitectura OIKOS estudio, de Ourense. Del control de la ejecución se ha encargado el arquitecto técnico Francisco Javier López Calvo. La recuperación de este emblemático edificio ha sido posible gracias a la subvención de la Xunta de Galicia a través de la Conselleria de Cultura y Turismo y el fondo FEDER.

 

Las tareas de reparación del tejado han supuesto una actuación integral de la cubierta, afectando a una superficie total de aproximadamente 600 m2 de cubierta, debido a la existencia de filtraciones y humedades. Para ello, se ha optado por la instalación del sistema Onduline Bajo Teja DRS, como garantía total de impermeabilización para el tejado. La empresa constructora encargada de todo el proyecto ha sido Construcciones Orega, siendo la rehabilitación de la cubierta ejecutada por Cubiertas Gomez, empresa especialista en rehabilitación de tejados.

 

La rehabilitación del tejado del monasterio se ha ejecutado en diferentes fases:

 

Primero se ha retirado toda la teja cerámica curva, recibida directamente sobre la tabla con mortero de cemento. Se ha descartado la recuperación de las tejas originales dado el mal estado que presentaban, principalmente como consecuencia de la falta de ventilación. Tras su retirada, se han desechado los restos de escombro existentes para dejar limpio y preparado el soporte.

 

En segundo lugar, se ha revisado el estado del soporte y estructura de cubierta, compuesto por tablas y viguetas de madera. En las zonas más dañadas por las filtraciones y humedades se han colocado nuevos elementos de soporte. No ha sido necesaria la instalación de un aislamiento térmico en cubierta dado que el espacio bajo cubierta no es habitable, por lo que, con el soporte del tejado saneado, se ha optado por instalar la impermeabilización del tejado.

 

 

En una tercera fase, se procede a la impermeabilización del tejado; en este caso mediante la instalación del sistema de impermeabilización de tejados Onduline Bajo Teja DRS, protegiendo la cubierta frente a cualquier posible entrada de agua a través de las tejas. La instalación de esta impermeabilización de tejado se realiza directamente sobre el soporte.

 

Las placas Onduline Bajo Teja siempre se instalan mediante fijación mecánica a través de la parte alta de las ondas. En este caso, al existir un soporte de cubierta compuesto por tablas de madera, la fijación de las placas Onduline Bajo Teja DRS se ha realizado con clavos para madera que garantizan la estanqueidad.

 

El modelo de placa Onduline Bajo Teja DRS utilizado para este proyecto ha sido el BT-150 PLUS; un modelo de placa bajo teja con formato onda y plano que permite y facilita la colocación de las tejas curvas directamente sobre las placas, gracias a la plantilla que estas suponen para los instaladores. Además, este modelo de placa bajo teja ofrece una alta resistencia al pisado gracias al bajo perfil de sus ondulaciones.

 

Su instalación es muy rápida y sencilla; las placas impermeables Onduline Bajo Teja DRS son dispuestas directamente sobre el soporte, en este caso la tabla, solapándose entre sí tanto en el sentido vertical como lateral, y fijándose al soporte con 3 líneas de fijación de 3 fijaciones por cada placa. Además, gracias a la ligereza de las placas se evita sobrecargar el tejado y su manipulación en cubierta es muy segura

 

 

Con la impermeabilización del tejado instalada; es decir una vez que las placas Onduline Bajo Teja DRS se han fijado a la cubierta, esta queda totalmente protegía frente a la intemperie, por lo que se pueden ir repartiendo los elementos de cobertura con la tranquilidad de que no se va a dañar ningún elemento de la cubierta.

 

La colocación de las tejas curvas se ha realizado mediante un sistema de fijación en seco que permite la ventilación del tejado. Para ello, las tejas árabes se colocan directamente sobre las placas Onduline Bajo Teja DRS recibidas con unos cordones de espuma de poliuretano para tejas, sujetándose además las tejas entre si mediante ganchos de acero inoxidable. En la zona superior del tejado se ha realizado un remate de cumbrera en seco, mediante la instalación de caballetes y ganchos especiales para esta zona. Con este tipo de solución en seco se consigue garantizar el doble tiro de ventilación que ofrece el sistema Onduline Bajo Teja DRS.

 

 

Las tejas cerámicas curvas se disponen de forma muy fácil, directamente sobre las placas Onduline Bajo Teja DRS, sirviéndose de la plantilla que ofrecen las propias placas gracias a su formato mixto de ondas y zonas planas. Además, gracias a la rugosidad de las placas Onduline Bajo Teja DRS se les proporciona un agarre natural extra a las tejas, mejorando su sujeción y disminuyendo la cantidad de material de agarre.

 

 

El resultado final de la rehabilitación del tejado del Monasterio de Santa Cristina es un tejado ligero, impermeabilizado y ventilado que cuenta con la garantía de 30 años en impermeabilización de la firma Onduline.