El Sistema Onduline Bajo Teja DRS protege el histórico Monasterio de Santa María de la Merced

El Sistema Onduline Bajo Teja DRS es una solución ligera de impermeabilización y ventilación, ideal para la rehabilitación de tejados.

 

La empresa multinacional Onduline, líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada ha participado en la rehabilitación del tejado del histórico Monasterio de Santa María de la Merced, en Huete, Cuenca, con su solución para la impermeabilización de tejados: el Sistema Onduline Bajo Teja DRS.

 

 

El Monasterio de Santa María de la Merced es un colosal edificio histórico, datado del siglo XVII, que abarca una superficie total de casi 5000 m2. Se trata de un complejo emblemático en Huete, declarado Bien de Interés Cultural en 1992 y que actualmente ubica en su interior múltiples servicios, entre los que destaca el propio ayuntamiento del municipio, la oficina de turismo y el Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente.

 

Las obras de rehabilitación de la cubierta del inmueble están incluidas dentro del Plan de Patrimonio de la Diputación, y se han centrado en la eliminación de las filtraciones y humedades existentes mediante la rehabilitación integral de la zona este del tejado, y el retejado del resto, así como otras mejoras y acondicionamientos que permitirán el posterior uso de diferentes espacios.

 

El conjunto del Monasterio está configurado por una planta de estructura rectangular y en general, predominante estilo barroco. Destacan su Iglesia, construida en cruz latina, que ocupa la mitad norte del complejo, su fachada, que se divide en dos plantas balconadas y una de rejas, sus 2 patios interiores, el claustro y una gran sala capitular.

 

 

El proyecto de rehabilitación del tejado de este complejo histórico ha afectado a todos los elementos que formaban la cubierta debido al mal estado que presentan tanto estructura como soporte y teja.

Las tareas de rehabilitación del tejado han sido ejecutadas por la empresa constructora conquense Grupo Conca, especialista en rehabilitación de cubiertas y edificios, afectando a una superficie total de aproximadamente 800 m2 de cubierta.

 

La rehabilitación de la cubierta ha constado de diferentes fases de trabajo:

 

En una primera actuación, se ha retirado y recuperado la mayor parte posible de la teja cerámica curva original para su reutilización como tejas cobija. También se ha retirado la mayor parte del soporte como de la estructura de madera, saneando únicamente aquellas tablas y palos estructurales que no presentan un deterioro grave.

 

 

En segundo lugar, se ha instalado el nuevo entramado estructural para la formación de pendiente y se ha cubierto con tabla de madera tratada. Este soporte ha servido de base para la colocación de un aislamiento compuesto por planchones de poliestireno extruido, dispuesto entre rastreles de madera, para la retención de los planchones y facilitar la fijación de la impermeabilización bajo teja.

 

 

En una tercera fase, se ha instalado la impermeabilización del tejado con el Sistema Onduline Bajo Teja DRS. Las placas Onduline Bajo Teja DRS se instalan directamente sobre el soporte de cubierta, en este caso sobre la capa formada por planchón XPS y rastreles de madera perpendiculares a la pendiente. Su fijación se realiza siempre en seco, de forma mecánica, con la tornillería adecuada al tipo de soporte de cubierta.

 

 

En este proyecto, al contar con un enrastrelado de madera, la fijación utilizada ha sido el clavo cabeza PVC Onduline. Los clavos se insertan siempre a través de la parte alta de las ondas de las placas Onduline Bajo Teja DRS para garantizar así la total impermeabilización del tejado, aunque se produzcan filtraciones a través de las tejas.

 

En la zona del alerto, el soporte de cubierta estaba formado por un tablero cerámico cubierto por una capa de compresión, por lo que la fijación del sistema de impermeabilización de tejados Onduline Bajo Teja DRS se ha realizado con el Clavo Nylon, una fijación específicamente diseñada para este tipo de soportes de cubierta. Su instalación se realiza en dos pasos; primero se realiza un taladro con una broca para cerámica, llegando hasta el soporte, y posteriormente se inserta la fijación a golpe de martillo expandiéndose gracias a la varilla central que la atraviesa.

 

 

El modelo de placa Onduline Bajo Teja DRS instalado ha sido el BT-50, un modelo de placa muy resistente a cargas y también con una alta resistencia al pisado, que garantiza una instalación segura y una alta ventilación del tejado. Además, las placas Onduline Bajo Teja DRS son muy ligeras y fáciles de manejar por lo que su instalación en cubierta es muy rápida y sencilla.

               

 

Finalmente, con la impermeabilización del tejado instalada, solo queda colocar la teja decobertura y ejecutar los diversos remates y encuentros existentes. Debido al carácter histórico de este edificio, se ha optado por un tejado de teja cerámica curva, recuperando la teja cerámica curva original, para su instalación como tejas cobija, consiguiendo así mantener la estética tradicional del tejado.

 

Las tejas recuperadas, debido a su porosidad, son recibidas con mortero de cemento. En cambio, las tejas cerámicas curvas nuevas son pegadas entre si con masilla de poliuretano; un compuesto que proporciona un pegado elástico muy resistente y duradero frente a cambios de temperatura.

 

 

El resultado final es el de un tejado con un acabado estético tradicional, pero con la mayor garantía y prestaciones en lo que a impermeabilización de tejados se refiere y es que Onduline garantiza durante 30 años a su sistema de impermeabilización de tejados Onduline Bajo Teja DRS.