Rehabilitación de Tejado en la Iglesia de Cantaracillo

El Sistema Onduline Bajo Teja DRS protege la histórica Iglesia Nuestra Señora de la Asunción de Cantaracillo, Salamanca

 

El Sistema Onduline® Bajo Teja DRS es una solución muy ligera, ideal para rehabilitación de tejados, dotando de una total impermeabilización y ventilación con 30 años de garantía. Por ello, se trata del sistema más utilizado en la rehabilitación de tejados de edificios históricos donde la protección del patrimonio cultural exige la mejor de las soluciones.


La empresa multinacional Onduline®líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada ha participado en la rehabilitación del tejado de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, sita en Cantaracillo, Salamanca, con su sistema de impermeabilización de tejados Onduline® Bajo Teja DRS.

 

 

El templo, de significativo valor histórico en la zona, se compone de un edificio principal constituido por tres naves independientes unidas entre sí por arcos y una prominente torre central que se eleva sobre estos.

 

Destacan su techumbre de estilo mudéjar y triple cabecera, junto con el aún conservado ábside central, de estilo románico y planta poligonal, formado íntegramente por ladrillo.

Del interior, cabe señalar su coro y armadura, ambos decorados con artesonados de carpintería de estilo mudéjar, considerados como los mejores de toda la provincia de Salamanca.

 

El proyecto de rehabilitación de la Iglesia ha consistido en una actuación integral sobre la cubierta del edificio. Por un lado, se ha rehabilitado la estructura de la torre central ya que presentaba importantes desperfectos y, por otro lado, se ha instalado una nueva impermeabilización en el tejado con el sistema Onduline Bajo Teja DRS, retejando posteriormente con teja árabe recuperada.

 

 

Las tareas de rehabilitación del tejado han sido ejecutadas por la empresa constructora salmantina DIAZ CAMPELO, especialista en rehabilitación de edificios históricos, afectando a una superficie total de en torno a 800 m2 de cubierta divididos en una cubierta grande a dos aguas y una pequeña a 3 aguas.

 

La rehabilitación de la cubierta ha constado de las siguientes fases de trabajo:

En primer lugar, se ha retirado toda la teja cerámica curva, originalmente recibida con mortero, llegándose a recuperar en torno al 60 por ciento de piezas para su posterior reutilización como tejas cobija.

 

En segundo lugar, se ha sustituido la impermeabilización bajo teja original, de aproximadamente de 20 años de antigüedad, por el recientemente mejorado sistema de impermeabilización de tejados Onduline Bajo Teja DRS. Las nuevas placas Onduline Bajo Teja DRS aseguran una total impermeabilidad y mayor durabilidad gracias a su doble impregnación en resina, facilitando además la instalación gracias al marcado solape de seguridad.

 

 

El soporte original de la cubierta está formado por paneles sándwich de madera, instalados sobre un entramado estructural de madera. Dado que los paneles sándwich se encontraban en buen estado, no ha sido necesaria su sustitución, permitiendo fijar las placas Onduline Bajo Teja DRS directamente sobre estos.

 

Onduline Bajo Teja DRS es un sistema de impermeabilización de tejados que se fija mecánicamente al soporte de cubierta, asegurando una correcta sujeción incluso en pendientes de más del 70%. El sistema cuenta con una completa gama de fijaciones y accesorios que permiten su aplicación sobre cualquier tipo de soporte o tipo de teja.

 

En este caso, al contar con un soporte de panel sándwich de madera, las placas Onduline Bajo Teja DRS se fijan con tornillos para madera, atravesándose siempre por la parte alta de las ondas. En cuanto al modelo de Placa Onduline Bajo Teja, se ha optado por utilizar una combinación de los modelos BT-235 y BT-150 PLUS, ambos recomendados para la instalación de una teja curva con ancho de boca de entre 18 y 22 cm.

 

 

Por último, cuando la impermeabilización del tejado ya está instalada, se procede a la colocación de la teja. Puesto que solo se han podido recuperar una parte de las tejas árabes originales, su utilización va a ser exclusivamente como tejas cobija, utilizándose teja nueva para las canales. Este método, permite mantener la estética tradicional del tejado, cuestión fundamental en la rehabilitación de cubiertas de edificios de patrimonio como este.

 

La colocación de las tejas curvas se realiza muy rápida y fácilmente, gracias a la plantilla que ofrecen las placas Onduline bajo teja con su formato combinado de ondas y zonas planas. Además, la rugosidad superior de las placas proporciona un agarre natural de las tejas canales, facilitando su instalación, así como una mejor sujeción, con menos material de agarre.

 

 

El acabado final es el de un tejado de estética tradicional, pero con la mayor garantía y prestaciones en lo que a impermeabilización de tejados se refiere. Y es que con la instalación del Sistema Onduline Bajo Teja DRS se asegura la total impermeabilización y ventilación del tejado, garantizada durante 30 años por Onduline.