Onduline® protege el patrimonio histórico-cultural gran canario con su Sistema Integral de Cubierta

El Sistema Integral Onduline® es una solución ligera de cubierta con la que el acabado estético interior, la ventilación, el aislamiento y la impermeabilización quedan solucionados.

La empresa multinacional Onduline®líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada, protege,  en esta ocasión, el patrimonio histórico - cultural gran canario con su Sistema de Cubierta Integral. Se trata del Convento de Las Religiosas Dominicas de la Sagrada Familia, una de las joyas arquitectónicas de Teror del siglo XX.

 

Este histórico edificio neorromántico, ubicado junto al enclave natural de la Finca de Osorio, fue construido al pie de la montaña Scala Coeli a principios de  1920. El proyecto, llevado a cabo por Laureano de Armas Curie, destaca por su riqueza artística en carpintería; con balconadas y corredores exteriores en madera, como  por sus vidrieras y cuidados elementos de cantería en piedra azul.

 

Además de su alto valor arquitectónico, el edificio se sustenta de amplios jardines que lo integran, con una espléndida naturalidad,  en el paisaje que lo rodea. Por la escalinata existente en el jardín del Claustro se accede a un magnifico mirador hacia el Valle de Teror, pudiéndose contemplar el casco de la Villa.

 

 

La cubierta del convento, ejecutada en madera de forma tradicional, ya contaba con varias zonas reparadas, sobretodo en encuentros con el muro de la torre. A pesar de ello, en los días de lluvia las goteras y humedades eran frecuentes, por lo que la necesidad de una actuación integral resultaba evidente.  Los motivos determinantes para la elección del Sistema Integral Onduline® como la mejor opción para este proyecto fueron varios: por un lado su extremada ligereza y tradicional acabado estético, por otro, el ahorro energético que proporciona al bajo cubierta y como no, la total garantía de impermeabilización.

 

La composición original de la cubierta constaba de un entramado estructural de madera sobre el cual se asentaban tablas de madera, actuando como soporte y repartiendo el peso de la teja cerámica curva recibida directamente sobre estas con barro. Como curiosidad, cabe destacar que el arquitecto responsable de este proyecto, Francisco Quiñones Pedraza, ha utilizado los planos originales, realizados sobre tela, teniendo que duplicarlos a papel para poder trabajar con ellos.

 

En cuanto a las tareas de rehabilitación de la cubierta, llevadas a cabo por la empresa GATD Espiral, se han realizado por fases; En general, en todas las zonas rehabilitadas el orden de trabajo ha sido el mismo: retirada de teja cerámica curva y tablas, saneado y/o sustitución de la estructura, colocación de paneles sándwich ONDUTHERM directamente sobre esta y por último, impermeabilización con Onduline® Bajo Teja.

 

Una de las principales ventajas que aporta el Sistema Integral Onduline® a la hora de trabajar en cubierta es precisamente su rápida instalación, colocando de un solo paso el acabado estético interior, aislamiento y soporte de esta, permitiendo además acometer los trabajos por fases ya que, una vez instaladas las placas Onduline® Bajo Teja, la cubierta queda totalmente protegida contra la intemperie, evitando que se moje y deteriore, permitiendo colocar las tejas cómodamente, sin prisas y con la confianza de que no se producirán filtraciones.

 

 

 

En este caso, el panel sándwich ONDUTHERM escogido ha sido el acabado en friso de abeto tintado, una madera de alta calidad, por sus 13 mm de espesor, que dota al bajo cubierta de una estética tradicional.

En lo referente al espesor del aislamiento, compuesto por poliestireno extruido de alta densidad, se ha optado por 6 cm, de acuerdo a las exigencias de la zona climática y al uso interior del espacio bajo cubierta.

 

 

En cuanto a la impermeabilización, el modelo de Onduline® Bajo Teja instalado ha sido el BT-200, un modelo de placa fabricado específicamente para tejas curvas de ancho boca mayor estrecha, tejas tradicionalmente empleadas en las Islas Canarias y Galicia.

 

Se trata de una placa muy resistente, totalmente pisable y flexible, siendo su instalación más fácil y segura. Por su ligereza y versatilidad es especialmente apropiada para proyectos de rehabilitación de tejados.

 

Por último y con las placas Onduline® Bajo Teja fijadas al panel sándwich, solo queda colocar la cobertura, en este caso teja cerámica curva recibida con espuma. La instalación de este tipo de tejas se facilita bastante gracias a la plantilla y rugosidad que ofrecen las placas Onduline® Bajo Teja, ahorrando en número de tejas y material de agarre.

 

Las tejas se pueden recibir tanto con mortero como con espuma de poliuretano ya que el agarre y contacto con las placas Onduline® Bajo Teja de estos materiales es muy fuerte y duradero.

 

 

 

 

 

 

 

Más información haciendo click aquí