El nuevo Onduline® Bajo Teja DRS protege la histórica Iglesia de Sancti Spiritus de Salamanca

El sistema Onduline® Bajo Teja DRS es una solución definitiva contra las goteras que garantiza la impermeabilización y ventilación del tejado

 

La empresa multinacional Onduline®líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinadaprotege, una vez más, el patrimonio Salmantino con su sistema Onduline® Bajo Teja DRS. En esta ocasión, se trata de la Iglesia del Sancti Spiritus, un importante templo de la ciudad de Salamanca que precisaba de una actuación inmediata debido al mal estado de su tejado.

 

Este histórico santuario, de estilo gótico tardío, data de finales siglo XII y es actualmente el único remanente de lo que antiguamente fue el monasterio de Sancti Spiritus de Salamanca.  Regido por las monjas del convento de Santa Ana como fundación hospitalaria, durante años el convento dio cobijo a las esposas de los nobles salmantinos que partían a la guerra, adoptando el nombre de Comendadoras de Santiago.

 

En 1836 el convento fue expropiado a la Iglesia Católica y modificado para su uso bajo diferentes servicios como cárcel o comisaria municipal entre otros, siendo finalmente en 1972 completamente demolido para la posterior edificación de varios bloques de viviendas.

 

En cuanto a la actual iglesia, cabe destacar de su interior el coro y la capilla de artesonado mudéjar, el Cristo de los Milagros (siglo XIV) y el retablo mayor, creación de Antonio de Paz. En su exterior, emerge una excelente portada renacentista de significativo valor escultórico en la que se narran los seis triunfos de Petrarca.

 

 

Las tareas de rehabilitación del tejado han sido ejecutadas por la empresa Cogarmar SL, especialista en rehabilitación y restauración de edificios históricos, afectando a una superficie total de aproximadamente 1.500 m2 en la cual se ha impermeabilizado con el sistema Onduline Bajo Teja DRS BT-150 PLUS.

Los trabajos de rehabilitación de las cubiertas se han dividido en varias fases, teniendo que retirar toda la teja, recuperando la mayor parte posible, y sanear los soportes debido principalmente al deterioro producido por filtraciones.

 

En primer lugar se ha trabajado sobre la cubierta de la nave central alta, compuesta de un forjado de hormigón y teja cerámica curva recibida directamente sobre este con mortero. Se ha retirado toda la teja y se ha saneado el soporte. Posteriormente se ha impermeabilizado con el sistema Onduline® Bajo Teja DRS BT-150, una placa especialmente diseñada para resistir al pisado y una solución ideal para la rehabilitación de tejados ya que aporta, con una gran ligereza (3 Kg/m2), una garantía total contra goteras, filtraciones y humedades.

 

La fijación de las placas asfálticas bajo teja Onduline se realiza directamente sobre el forjado de hormigón mediante taladro y clavo taco Onduline a golpe de martillo. Este clavo se inserta directamente, con arandela, sin necesidad de colocar tacos plásticos en el interior del taladro. La fijación mecánica de las placas, siempre por la parte alta de las ondas, les permite soportar esfuerzos sin deteriorarse, manteniendo intactas sus prestaciones impermeabilizantes durante muchos años.

 

 

Una vez se han fijado las placas Onduline Bajo Teja al tejado este queda totalmente protegido a la intemperie, permitiendo trabajar por fases y sin preocupaciones por posibles lluvias. En este caso, las tejas curvas originales se han recuperado y utilizado para mantener una estética tradicional en la cubierta. Se han instalado las tejas canales nuevas y las piezas recuperadas como teja cobija, todas sujetas con gancho para una mayor solidaridad de las piezas y una menor necesidad de mortero.

 

En el resto de cubiertas el soporte está formado por tablón de madera, encontrándose la mayor parte en buen estado debido a la existencia de impermeabilización con placa Onduline Bajo Teja. El estado las placas Onduline Bajo Teja era bueno pero las goteras y filtraciones eran producidas debido a la mala resolución de los remates en cumbreras, limatesas y encuentros con pared, sellados únicamente con morterosin utilizar ninguna lámina o elemento impermeable en las juntas.

 

Detalle de remate de limatesa (sellado de junta) con lámina de butilo Ondufilm 

 

Por ello, ha sido necesario retirar todas las tejas, las placas asfálticas antiguas y reparar el soporte de madera en las zonas afectadas. La colocación de las nuevas placas Onduline Bajo Teja DRS BT-150 PLUS, se realiza con un tirafondo para madera y arandela, directamente sobre el soporte, atravesando las placas por la parte alta de las ondas.

 

Todos los remates se han realizado correctamente, sellando con lámina de butilo ONDUFILM para evitar filtraciones y manteniendo el espacio bajo teja ventilado, así como la resolución de baberos con zinc en encuentros con pared y en el alero.

La teja, al igual que en el resto de cubiertas, se ha recibido con mortero y gancho.