El nuevo sistema Onduline Bajo Teja DRS protege el patrimonio de Cuenca

El Sistema Onduline Bajo Teja DRS es una solución muy ligera, ideal para rehabilitación, que dota al tejado de una total impermeabilización y ventilación.

 

La empresa multinacional Onduline®líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada, protege la emblemática Iglesia de la Inmaculada Concepción de Santiago de Horcajo, en Cuenca, con el nuevo sistema Onduline® Bajo Teja DRS.

Las tareas de rehabilitación, acometidas por la empresa constructora URBANSA, y la supervisión y redacción técnica del proyecto llevada a cabo por el arquitecto de la localidad, Javier Arquero, han supuesto una actuación donde unos 800 m2 han sido restaurados.

 

Este histórico edificio que ya a comienzos del siglo XVI sufrió una importante reconstrucción, ampliación y modificación, tal y como se conoce hoy en día, cuenta con un estilo plateresco de estructura gótica y rasgos renacentistas.

Se alza majestuosamente formada por una nave principal de tres tramos, con un encabezado poligonal y una cúpula de moldura estrellada. La portada plateresca está presidida por la imagen de la Inmaculada Concepción, titular de la iglesia. La torre, de planta cuadrada, se encuentra, al igual que el coro, a los pies de templo, ataviándose con unas bolas características de la arquitectura herreriana.
 

 

La rehabilitación de la cubierta, llevada a cabo por Construcciones URBANSA, ha afectado a una superficie total de unos 800 m2. La cubierta presentaba importantes desperfectos estructurales y pérdidas de sección de elementos, debido a las filtraciones y humedades producidas por la falta de impermeabilización y la rotura y desplazamiento de tejas. Por ello, se ha optado por sanear la cubierta y utilizar el sistema Onduline® Bajo Teja DRS como la mejor solución para la impermeabilización del tejado.

 

Su instalación asegura una total impermeabilidad, con 30 años de garantía, y una buena adaptabilidad al tejado, facilitando la instalación de las tejas. Por la flexibilidad y formato ondulado de las placas Onduline® Bajo Teja DRS, estas asumen los cambios de temperatura sin fisurarse y permiten la ventilación del tejado.

Además, con la nueva tecnología DRS, el sistema Onduline® Bajo Teja cuenta con una doble impregnación de resina, con un mejor comportamiento frente a humedades así como una mejor estanqueidad y facilidad de instalación por su marcado solape de seguridad.

 

 

La composición original de la cubierta contaba con una estructura de madera, un soporte a base de tablazón y como cobertura una teja cerámica curva recibida con barro y cemento.  Las tareas de reparación han consistido en la retirada de la teja cerámica curva, recuperando la mayor parte posible, limpieza de escombro y saneado tanto de estructura como tablazones de soporte.

 

Dado que el espacio bajo cubierta no es habitable, no ha sido necesario dotar de un aislamiento térmico a la cubierta. De este modo, una vez el soporte se encontraba reparado, la instalación de la impermeabilización con el sistema Onduline® Bajo Teja DRS ha sido directamente sobre este. El tipo de fijación, mecánica, mediante tornillo universal Onduline, es muy rápida y resistente, dotando a las placas de un agarre suficiente para que no se deslicen o rompan, con el peso de la teja y mortero.

 

 

Entre las diversas ventajas que presenta la instalación de las placas Onduline® Bajo Teja DRS, cabe destacar su alta impermeabilidad y resistencia a lo largo del tiempo, pudiendo incluso quedar a la intemperie, permitiendo tejar por fases, despreocupándose de cualquier posible filtración.  Además, otra gran ventaja es la plantilla que ofrecen para la colocación de las tejas curvas, otorgando incluso una retención de estas por la rugosidad y formato onda-plano, siendo ideal para la colocación en seco con gancho, espuma de poliuretano o mortero.

Por último, una vez instaladas las placas Onduline® Bajo Teja DRS, en este caso el modelo BT-150 PLUS, un modelo de placa muy resistente, totalmente pisable y flexible, solo queda colocar la cobertura, en este caso teja cerámica curva recuperada para las cobijas y nueva en las canales, recibidas, de forma tradicional, con mortero de cemento y cal.

 

El acabado es una cubierta de aspecto estético tradicional pero con todas las garantías y última tecnología en lo que a impermeabilización de tejados se refiere.