El sistema Onduline Bajo Teja DRS protege la histórica Aduana de Bilbao

Onduline Bajo Teja DRS es una impermeabilización muy ligera, ideal para rehabilitación de tejados

 

El Sistema Onduline® Bajo Teja DRS es una solución muy ligera, ideal para rehabilitación de tejados, dotando de una total impermeabilización y ventilación con 30 años de garantía. Por ello, se trata del sistema más utilizado en la rehabilitación de tejados de edificios históricos donde la protección del patrimonio cultural exige la mejor de las soluciones.


La empresa multinacional Onduline®, líder en sistemas ligeros de impermeabilización y aislamiento para cubierta inclinada, protege el histórico edificio de Aduanas de Bilbao con su sistema de impermeabilización de tejados Onduline® Bajo Teja DRS.

La antigua Aduana de Bilbao fue construida en 1890 por el arquitecto Eladio Iturria. En 2015, la recuperación de este histórico edificio se convirtió en realidad al hacerse oficial su licitación con un presupuesto base neto de: 9.955.200 euros.

El proyecto, adjudicado a la UTE Dragados-Geocisa, conlleva una completa actuación tanto en el interior como en la envolvente del edificio, con el fin de poder albergar la mayor parte de los servicios que el Gobierno presta actualmente en Bilbao.

Las tareas de reparación de tejado han sido ejecutadas por la empresa Mancunor, afectando a una superficie total de 2700 m2 de cubierta impermeabilizada con el sistema Onduline Bajo Teja DRS.

 

 

Debido al deterioro de la cubierta, causado principalmente por las goteras y humedades, y a la necesidad de mejorar el aislamiento térmico y ahorro energético del edificio, ha sido necesaria una rehabilitación integral del tejado.

Se han retirado la mayor parte de elementos existentes, manteniendo únicamente la estructura original de cerchas atirantadas de acero y recuperando la mayor parte de tejas cerámicas planas alicantinas para su posterior limpieza y reutilización.

Además de garantizar la impermeabilidad con el sistema Onduline® Bajo Teja, se ha dotado de aislamiento térmico al tejado mediante la instalación de un panel sándwich metálico, fijado directamente a la estructura original, formando el soporte de cubierta.

 

Debido al perfil trapezoidal superior de este tipo de paneles sándwich, ha sido necesaria su cubrición con planchas aislantes de poliestireno extruido para obtener una superficie regular y continua. Con su instalación, por un lado, se facilita la posterior instalación de la impermeabilización bajo teja y, por otro, se aumenta el espesor total de aislamiento del tejado mejorado el ahorro energético de la cubierta.

 

 

Una vez se han instalado los planchones de aislamiento, se procede a la impermeabilización del tejado con el sistema Onduline® Bajo Teja DRS. La colocación de las placas Onduline bajo teja es muy sencilla y rápida, facilitada en gran medida por el soporte continuo que aportan los planchones aislantes. Además, gracias a la ligereza de las placas bajo teja, en torno a 3 Kg/m2, y a su flexibilidad, la manipulación e instalación es muy segura.

La sujeción de las placas Onduline® Bajo Teja se realiza siempre de forma mecánica, con la tornillería adecuada en función del tipo de soporte de cubierta. En este caso, dado que el soporte de cubierta está formado por los paneles sándwich metálicos, se han utilizado tornillos autoroscantes para asegurar la correcta fijación de las placas Onduline® Bajo Teja a estos.

 

Al contar con una teja cerámica de encaje como elemento de cobertura final, la instalación del sistema Onduline® Bajo Teja se suele realizar en dos fases:

 

En primer lugar, se fija cada placa Onduline® Bajo Teja al soporte con varias fijaciones, repartidas entre los solapes y la zona central. De este modo, la cubierta queda totalmente impermeabilizada y protegida frente al exterior y se asegura la sujeción de las placas bajo teja para poder transitar por el tejado con seguridad. En esta fase, se realizan algunos remates de cubierta como: limas, chimeneas o cumbreras, sellando las juntas con bandas de butilo impermeable.

 

 

 

En segundo lugar, y con las placas Onduline® bajo teja ya sujetas al soporte, se procede a replantear los listones de PVC en función del paso de la teja. Los listones se fijan de forma mecánica al soporte, atravesando las placas bajo teja siempre por la parte alta de las ondas. La correcta fijación de los listones o rastreles de cubierta es muy importante ya que estos serán los encargados de soportar y distribuir uniformemente el peso de las tejas en el tejado.

 

 

Con la instalación del Sistema Onduline® Bajo Teja DRS se asegura la total impermeabilización del tejado, garantizada por 30 años y la ventilación, por el formato ondulado las placas bajo teja.

Además, gracias a la nueva tecnología DRS, ahora las placas Onduline® Bajo Teja cuentan con una doble impregnación de resina, que les confiere más resistencia contra la humedad y con un marcado Solape de seguridad, que mejora la estanqueidad del sistema y facilita su instalación.

 

 

Por último, con los listones de PVC fijados sobre las placas Onduline® Bajo Teja DRS, ya solo queda instalar la cobertura que, en este caso, es la teja cerámica plana original, recuperada. Para colocar las tejas planas, estas se deben de apoyar sobre los listones de PVC, reforzando su sujeción mediante el pegado con masilla de poliuretano. Se trata de un pegado elástico que permite absorber el movimiento de las tejas sin fisurarse, cuestión fundamental en cubierta.

 

 

El acabado final es el de un tejado de estética tradicional, con teja cerámica recuperada, pero con la mayor garantía y prestaciones en lo que a impermeabilización de tejados se refiere.