Onduline® Bajo Pizarra DRS protege la histórica Iglesia de San Pablo de Valladolid

El Sistema de impermeabilización para tejados de pizarra, Onduline® Bajo Pizarra DRS, protege el patrimonio histórico de Valladolid

 

La empresa multinacional Onduline®, líder en sistemas ligeros de impermeabilización y ahorro energético para cubierta inclinada, protege la histórica Iglesia de San Pablo, en Valladolid, con el nuevo sistema Onduline® Bajo Teja DRS. Las tareas de rehabilitación, acometidas por la empresa constructora TRYCSA, y la supervisión y redacción técnica del proyecto llevada a cabo por el arquitecto, Eduardo González Fraile, han supuesto una actuación donde unos 500 m2 han sido restaurados.

 

Este histórico edificio que data de finales del siglo XII, constituyó un inmenso complejo conventual compuesto por: varios claustros, coro, hospedería, refectorio, librerías, Iglesia y otras dependencias. Hoy en día solo se conservan la Iglesia, la Sacristía y la Puerta de Carros, aunque cuenta con numerosas piezas de un alto valor histórico.

 

En 1809, el conjunto conventual sufrió importantes desperfectos y el saqueo de muchas de sus riquezas por parte de la invasión francesa que alcanzo Valladolid. Poco tiempo después, en 1835, se produjo una exclaustración bajo el mandato del Capitán General de Castilla la Vieja, así como la destrucción de los pocos edificios conventuales que quedaban. 

Aun así, la sacristía del cardenal Loaysa se mantiene, siendo actualmente ocupada por los Dominicos.

El estilo de la Iglesia se considera gótico tardío, contando con una sola nave de crucero y capillas abiertas entre contrafuertes, comunicadas entre sí. La cubrición está compuesta por bóvedas de crucería con terceletes, siendo aún visibles la portada dórica y el balcón encima desde donde oían misa los duques. 

Otras piezas importantes que aún hoy en día se conservan son: las dos grandiosas portadas en piedra del Coro y la maravillosa bóveda estrellada, decorada con escudos  y figuras de santos dominicos, de la Sacristía.

Su portentosa fachadade estilo hispano-flamenco, está decorada con esculturas góticas y cuenta con el escudo de los Reyes Católicos. La portada plateresca está presidida por la imagen de la Inmaculada Concepción, titular de la iglesia. En su interior, alberga dos pinturas de Bartolomé de Cárdenas y un Crucifijo en la sacristía que se atribuye a Alonso de los Ríos.

En su historia más reciente, se han llevado a cabo varias tareas de restauración desde el incendio que, en Septiembre de 1968, destruyó completamente la techumbre de la iglesia. Las últimas tareas en fachada, supusieron una profunda actuación entre 2007 y 2009.

 

La actual rehabilitación de la cubierta de la Iglesia, adjudicada en 140.000 € y finalizada en un plazo de 4 meses, ha sido ejecutada por TRYCSA, afectando a una superficie total de más de 500 m2.

La actuación, ha sido de carácter urgente debido a la importante acumulación de filtraciones y aparición de humedades e incluso los continuos desprendimientos de cascotes. Por ello, se ha optado por sanear la cubierta y utilizar el sistema Onduline® Bajo Teja DRS como la mejor solución para asegurar la impermeabilización del tejado de pizarra.

 

Durante el estudio técnico se detectó un deterioro generalizado de la cobertura de pizarra de los faldones de las capillas del Evangelio y la Epístola. Además, se revisaron los sistemas de evacuación de las aguas pluviales de las cubiertas del brazo sur de crucero y sustituyeron el material que lo cubre. 

 

Debido a los desperfectos que presentaba la cubierta, los trabajos se han basado en la sustitución de la mayoría de elementos y en la impermeabilización bajo pizarra. Los trabajos se han realizado por fases; en primer lugar se han retirado la pizarra y los tablones de soporte para poder sanear la capa de regularización y los rastreles de madera existentes.

 

 

En una segunda fase, se ha colocado un nuevo entablado de madera, encajado entre los rastreles primarios, formando el soporte continuo de cubierta. Sobre estos, se realiza la impermeabilización, en este caso con el sistema Onduline® Bajo Teja DRS modelo BT-50, fijado mecánicamente sobre el entabalado de madera. Una vez se han fijado las placas, se procede al replanteo de los rastreles de madera, colocándose de forma tradicional según la necesidad de las piezas de pizarra.

 

Entre las diversas ventajas que presenta la instalación de las placas Onduline® Bajo Teja DRS, cabe destacar su alta impermeabilidad y durabilidad, pudiendo incluso quedar a la intemperie durante un tiempo, despreocupándose de cualquier posible filtración durante el trabajo de cobertura.

 

Por último, una vez han sido instalados los rastreles de madera sobre las placas Onduline® Bajo Teja DRSse coloca la pizarra con gancho, obteniendo una cubierta de estética tradicional.